Daños y Perjuicios (Segunda parte: Clases de daños)

marzo 31, 2012

Redondeando este enfoque sintético de los daños y perjuicios, viene a cuento dar una idea de qué clases de daños que existen, cómo se prueban y cómo se cuantifican.

Los tres tipos de daños más conocidos son los siguientes:

Leer el resto de esta entrada »

Daños y Perjuicios (Primera parte: Responsabilidad y Culpa)

marzo 19, 2012

Con lo extenso y complejo que es el tema es casi un atrevimiento pretender “comprimirlo” en un par de artículos pero la idea es siempre dar un pantallazo para que luego en cada caso se hagan las consultas específicas.

En esta primera parte explicaré algunos conceptos y -muy importante- los requisitos que deben darse para reclamar daños y perjuicios.

Podemos empezar diciendo básicamente que hablamos de “daños y perjuicios” cuando alguna persona o entidad sufre algún tipo de daño por el cual se puede responsabilizar a otra persona o entidad.

También hablamos de éste tema cuando hablamos de “responsabilidad civil”, que sería algo así como “la obligación de indemnizar” cuando alguien es responsable de un daño que ocasionó, ya que en ese caso debe repararlo y casi siempre la reparación consiste en pagar una suma de dinero a la que se llama indemnización, resarcimiento, etc.

Leer el resto de esta entrada »

Los embargos de sueldos (empleados públicos)

marzo 3, 2012

En anterior artículo traté el tema de los embargos de sueldo en el caso de los empleados privados y haré lo mismo con el caso de los empleados públicos (nacionales, provinciales y municipales).

En este caso, a diferencia del anterior, la cuestión es bastante más compleja y polémica, tanto por algunas cuestiones semánticas de la regulación como porque muchos la consideran inconstitucional, como veremos a continuación.

El decreto que regula la cuestión, de 1943, establece diferentes hipótesis, que simplificadas son:

Leer el resto de esta entrada »

El utilísimo y nunca bien ponderado Testamento

febrero 10, 2012

Ya explicamos en algún artículo anterior cómo se reparten los bienes de un fallecido entre los herederos, pero nos queda por explicar  cuál es la parte que una persona puede dejarle a terceros no herederos, lo que se hace mediante una de las más poderosas y olvidadas herramientas de planificación sucesoria y familiar: el testamento.

Básicamente, un testamento es un escrito mediante el cual una persona decide qué debe hacerse después de su muerte, especialmente en el aspecto patrimonial (aunque tiene también otras utilidades que vamos a comentar).

 Aunque lamentablemente en nuestra sociedad no es muy utilizado, y solemos verlo únicamente en las películas americanas, puede ser sumamente útil, más aún con los grandes cambios experimentados por nuestras estructuras familiares.

  Leer el resto de esta entrada »

Algo sobre los honorarios judiciales de abogados

enero 10, 2012

Tema sensible si los hay, no sólo por el aspecto económico sino por las múltiples suposiciones y sospechas que se suelen generar a su alrededor, la mayoría sin fundamentos pero consecuencia de una visión corporativa y cerrada de la profesión (“¿qué es eso de andar diciendo a los cuatro vientos lo que cobramos?”).

Como la cuantificación de  los honorarios depende de muchos factores que varían en cada caso, trataré de dar aquí algunas pautas globales al respecto (¿cómo se regulan los honorarios?, ¿quién los paga?, ¿qué pasa cuando el obligado al pago es insolvente?, ¿se puede cobrar por tiempo?, ¿qué pasa cuando hay más de un abogado?, etc.)

En primer lugar, cada provincia tiene su propia ley de honorarios de abogados (y de cada una de las profesiones) y puede haber diferencias entre ellas.

En la provincia de Buenos Aires, muy a grandes rasgos, existen dos mecanismos para regular honorarios:

Leer el resto de esta entrada »

Sucesiones: Algunas cuestiones que conviene saber

noviembre 12, 2011

Ya hemos tratado en algún artículo anterior la forma en que se reparte el patrimonio de una persona cuando fallece, y en esta oportunidad tomaré algunas de las inquietudes  más frecuentes en la práctica y que considero importante saber.

Antes de empezar recordamos brevemente que la distribución de los bienes del fallecido entre los herederos se hace a través de un proceso judicial conocido como “sucesión” o “proceso sucesorio”.

Ahora sí, empezamos con algunas de las cuestiones más consultadas:

Leer el resto de esta entrada »

Desalojo (2ª parte: Intrusos, usurpaciones, “okupas”)

septiembre 12, 2011

Tal como adelantaba en mi artículo anterior -dedicado al desalojo en caso de inquilinos- el caso de los llamados “intrusos”, “okupas” o “usurpadores” es un poco más difícil porque se pueden presentar distintas situaciones, a cada una de las cuales le corresponde una clase de juicio diferente, que finalmente influye en el tiempo que se tardar recuperar la propiedad.

Para empezar es necesario explicar brevemente un concepto jurídico de enorme importancia en este tema y que muy sintéticamente podemos expresar así: quien ocupa una propiedad reconociendo que el dueño es otro tiene la “tenencia” o es “tenedor”, mientras que quien ocupa la propiedad actuando como si fuera el dueño y sin reconocer a otro, tiene la “posesión” o es “poseedor”.

Leer el resto de esta entrada »

Desalojo (Primera parte: Inquilinos)

julio 30, 2011

Este año se produjo en la provincia de Buenos Aires una reforma legislativa muy importante referida al desalojo de los inquilinos.

Por esa razón me referiré a ésta hipótesis en ésta primera parte y en el próximo explicaré el de los intrusos (bastante más complicado, por cierto).

Hay que empezar diciendo que el juicio de desalojo -que tiene como lógico objetivo la restitución de la propiedad al locador- es un proceso judicial que en principio suele durar bastante tiempo, aunque este año entro en vigencia la reforma legislativa que adelantábamos y que puede abreviar mucho los tiempos de recupero de la propiedad por las razones que paso a explicar.

Leer el resto de esta entrada »

El contrato prenupcial y el inventario

junio 29, 2011

La separación de dos famosos como Zaira Nara y Diego Forlán y el espectacular acuerdo de divorcio de Mel Gibson pusieron en el tapete el tema de los llamados “contratos prenupciales”, es decir, contratos que los futuros esposos firman antes de casarse, y generalmente sobre cuestiones patrimoniales.

Hay que empezar diciendo que lamentablemente en Argentina esos contratos están prohibidos.

Digo “lamentablemente” porque una vez más vemos las leyes diciéndonos qué hacer y qué no con nuestro patrimonio y nuestros afectos, siempre con la presunta idea de “proteger” al débil. Y una vez más, como casi siempre que el Estado quiere “proteger” a alguien, logra exactamente lo contrario.

¿Por qué?

Leer el resto de esta entrada »

El “bobo” de Marcelo

mayo 29, 2011

Marcelo y Alejandra llevaban juntos 32 años. Se habían conocido en la Universidad, y desde entonces habían forjado una linda familia con dos hijos, Sebastián y Agustina. Por esas cosas de la vida, no se habían casado. En parte porque habían empezado a convivir bastante rápido, en su momento más por ahorrar un alquiler que por otra cosa. En parte porque los gastos del pequeño Sebastián, que llegó sin aviso, impedía afrontar los enormes costos de una fiesta. Y en parte, en definitiva, porque “los papeles” no hacen la diferencia. Ellos estaban bien, los chicos estaban bien y eso era lo importante.

Pertenecían a la muy imprecisa “clase media”. Vivían en un cómodo departamento de cuatro ambientes, tenían un lindo auto y Marcelo contaba con un trabajo bueno y relativamente estable.

El peor momento que había vivido la familia en los últimos años fue cuando poco tiempo atrás Marcelo tuvo un infarto que casi lo pasa a mejor vida, aunque el destino le reservó una segunda oportunidad. Con 57 años, fumando medio atado de cigarrillos por día, amante de los asados, con cierta tendencia al estrés y olvidado de la actividad física, pertenecía claramente a un grupo de riesgo y el lo sabía. Como sabía que no tomar alcohol no cambiaba mucho las cosas, salvo para intentar una infantil defensa cuando Alejandra o los chicos lo retaban porque no se cuidaba. Pero después de todo, el incidente había pasado y él parecía estar bien. Un día que se había hecho un hueco para tomar un café con uno de sus dos mejores amigos, comenzaron a hablar de “bueyes perdidos” y derivaron en un diálogo que terminaría influyendo en la vida de todos los miembros de la familia. Su amigo se llamaba Eduardo y en cierto momento le pregunta:

Leer el resto de esta entrada »