La materia que me hubiera gustado tener en la secundaria (“Relaciones Humanas”).

La novedad más importante de esta semana fue el comienzo de la llamada “nueva” secundaria, con bastantes modificaciones.

Me pareció interesante aprovechar la oportunidad para compartir una idea personal respecto a un tema que en mi opinión debiera enseñarse en el sistema educativo formal.

Me refiero concretamente a la necesidad de aprender a relacionarnos en sociedad.

Después de las fisiológicas, la necesidad más importante del ser humano es la de actuar y conducirse lo mejor posible dentro de una sociedad, y aunque parezca mentira, no se enseña nada de eso en la escuela o el colegio.

La materia bien podría llamarse “Relaciones Humanas” y podría enseñar muchas cosas, de las que me permito sólo “tirar” algunas en éste artículo.

Por un lado podría enseñarse la enorme importancia de escuchar al otro mucho más de lo que se suele hacer (la persona que escucha atentamente a la otra la elogia implícitamente, además de enriquecerse personalmente).

Enganchando de alguna manera con ello, se podría destacar la relevancia que tiene acordarse de los nombres de las otras personas (ninguna palabra nos suena más dulce al oído que nuestro propio nombre), tema en el que muchas veces advierto una actitud equivocada en el sentido contrario (mucha gente parece casi “jactarse” de olvidar los nombres, sin comprender que es un error).

Una parte muy importante de esa materia estaría destinada a demostrar la inutilidad de la mayoría de las discusiones (que tantas diferencias graves causan en nuestra comunidad, generalmente por motivos muy menores que a veces ni se recuerdan) y mecanismos para dominar las emociones, de manera tal de poder desenvolvernos en sociedad con más racionalidad y autocontrol.

Contenido clave en ésta asignatura sería el trabajo de la autoestima, más aún en la adolescencia, edad en la que suele tambalear bastante. Es fundamental ayudar a los estudiantes a desarrollar sus habilidades particulares y a la vez a comprender que la carencia de habilidades en ciertas áreas es absolutamente normal..

Respecto a la familia, creo que el sistema actual remarca bastante bien su importancia, pero a mi juicio no se destaca lo suficiente el papel de la individualidad y los chicos no llegan a tener del todo claro que su familia no debe limitar o condicionar sus proyectos de vida personales (por esa razón, por priorizar la familia “a cualquier precio”, muchas personas contínuan negocios familiares a disgusto, estudian carreras que no les gustan, reprimen su orientación sexual, siguen viviendo en casas o barrios que no disfrutan, comparten su vida y las de sus seres queridos con familiares aunque los consideren personas negativas, y muchos etcéteras más).

Indudablemente, hay un tema que no puede faltar en ésta hipotética materia: la relación con el sexo opuesto, lo que excede en mucho la educación “sexual”.

Es imprescindible conocer, aunque sea básicamente, las diferentes formas de sentir y pensar que tenemos los hombres y las mujeres, nuestras diferencias a la hora de expresarnos, de fijar nuestras prioridades en la vida, de interpretar distinto los mismos hechos, nuestros diferentes tiempos, y por supuesto muchísimos etcéteras más.

No voy a cometer la locura de decir que si me hubieran enseñado todo esto hubiera entendido a las mujeres, pero no tengo ninguna duda que me hubiera ayudado muchísimo a compensar mi abrumadora timidez y a comprender ciertas situaciones que me hubieran permitido evitar o corregir muchos errores.

En algún pasaje de esa materia se podría enseñar a enfrentar y manejar los momentos difíciles de la vida. Soy consciente que algunos pueden ser inmanejables, como la muerte de algún ser querido, pero no tengo duda que muchos otros se pueden encarar mejor con preparación previa.

Obviamente, otro aspecto ineludible de esta materia apuntaría a mejorar nuestra expresión, en el sentido amplio de la palabra. Aprender a hablar mejor (no necesariamente con más vocabulario, sino con más precisión, claridad y brevedad; constantemente en la vida hablamos con personas de las más diversas culturas en las más diversas situaciones), a escribir mejor (muchas veces en la vida debemos escribir currículums, cartas o mails a diferentes personas en diferentes circunstancias).

En el colegio, salvo alguna enseñanza ocasional de algún profesor fuera de programa, no aprendí casi nada de cómo relacionarme con la gente.

Todo lo mucho o poco que sé sobre como manejarme con la gente en sociedad lo aprendí de mi padre (un genio en esto), mi madre, algunos libros que leí sobre el tema y, en definitiva, mis falibles observaciones personales en la vida.

Me parece profundamente injusto que la gran cantidad de chicos que no tuvieron la invalorable suerte que tuve yo con mis padres y mis libros, no aprendan nada sobre la principal necesidad humana no biológica: la de vivir en sociedad.

Si miramos alrededor, está lleno de “analfabetos sociales”, que no conocen el ABC de la relación con el otro.

No saben saludar, pedir adecuadamente, agradecer, hablar por teléfono, dominar un enojo, quejarse correctamente, aceptar una crítica, reconocer un error, elogiar al otro, seducir o expresarse apropiadamente, además de que muchos tampoco son conscientes de sus fortalezas o limitaciones ni se animan a desarrollar sus vocaciones.

Y sin ánimo de ofender a nadie, todo eso es indiscutiblemente más importante que la fotosíntesis o el pretérito pluscuamperfecto.

Hasta la próxima…

Anuncios

Una respuesta to “La materia que me hubiera gustado tener en la secundaria (“Relaciones Humanas”).”

  1. Lucas Says:

    Muy buen artículo Ramiro…tengo un hijo, muy pequeño, de apenas un año y en varias oportunidades me detuve en pensar esto que expresas respecto a la enseñanza que recibiran el mañana…, me da miedo pensar que si no cambia esta estructura rígida de antaños del sistema escolar de aca a no muchos años vamos a estar en problemas, lo pienso como padre y como ciudadano. Ojalá aquellos que “pueden” hagan eco de este articulo y propongan impulsar un programa de estudio acorde a las urgencias de nuesta sociedad (relaciones humanas, educacion sexual etc) y no sería mala idea que a partir de hoy empezemos a hacer un esfuerzo por relacionarnos cada dia un poquito mejor. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: