Algunas reflexiones a 20 años de la liberación de Mandela.

Un día como hoy, el 11 de febrero de 1990, liberaban en Sudáfrica a Nelson Mandela y se derribaba el muro del Apharteid, apenas tres meses después de que se derribara otro muro, el de Berlín, contagiando de entusiasmo al mundo entero y generando grandes ilusiones sobre el progreso de la sociedad humana.

Se me ocurrió aprovechar la fecha, como hicieron los productores de la película “Invictus” (en la que el genial líder africano es interpretado por el también genial Morgan Freeman), para hacer algunas reflexiones positivas y negativas a partir de aquél suceso.

Empezando por el lado positivo, creo que es importante aquí ser objetivos y escapar del pesimismo que generalmente suele envolver éstos análisis y que se enfocan en lo peor de la humanidad y que parecieran transmitir la idea de que nada ha mejorado, o, peor aún, todo ha empeorado, cuando la realidad señala exactamente lo contrario.

Desde fines de los ochenta y principios de los noventa se ha democratizado definitivamente una cantidad asombrosa de países (a principios de los ochenta, hace menos de treinta años, un aterrador noventa por ciento de los países miembros de las Naciones Unidas eran dictaduras).

Las quince ex repúblicas soviéticas, las naciones de la llamada Europa del Este, casi todo Latinoamérica, más algunos pocos países en las zonas africana, asiática e incluso islámica se han incorporado definitivamente a la vida democrática, en lo que constituye decididamente un avance extraordinario de la humanidad en un período excepcionalmente breve en términos históricos.

Paradójicamente, y entrando en el aspecto negativo, ésta súbita toma de conciencia sobre la importancia de la democracia como el único sistema político que garantiza el cumplimiento de los Derechos Humanos, pareciera coexistir con una incomprensible tolerancia hacia sistemas no sólo antidemocráticos sino sumamente crueles.

En mi opinión, hay dos cuestiones claves que llevan a mucha gente a enarbolar posturas absolutamente indefendibles. Por un lado, la antipatía general hacia Estados Unidos (país con el que personalmente simpatizo), que parece derivar en una automática simpatía por todo aquél país o líder que pareciera enfrentarlo o al menos querer hacerle sombra. Por otro lado, una enorme traición conceptual por parte de la mayoría de los intelectuales (escritores, periodistas, comunicadores, profesores universitarios, políticos, etc.), basados en muchos casos en una gran ingenuidad, y en otros directamente en la existencia de intereses creados.

De esa manera, conjugando ambos factores, vemos que increíblemente despierta simpatía un dictador sanguinario e indiscutible como Fidel Castro (porque supuestamente se le “plantó” a EE.UU.), China (porque supuestamente va a desplazar como potencia económica a los americanos, y a pesar de ser la nación que comete institucionalmente las más aberrantes violaciones a los derechos humanos que se puedan imaginar), Corea del Norte, Irán, Arabia Saudita, Dubai, etc..

Tampoco resiste el menor análisis que Bin Laden genere adhesiones masivas en el mundo (el 11 de septiembre llenó de terror el mundo y un mes después, el 14 de octubre, nosotros lo elegimos senador en Argentina), o que Bush haya tenido miles de manifestaciones en contra en todo el mundo y un salvaje genocida como Saddam Hussein ninguna.

Los dictadores niegan la libertad y no se lucha por la libertad simpatizando con quienes la niegan.

La mala noticia del contexto mundial reciente es que con estas posturas emocionales, aunque sostenidas muy racionalmente por muchísimos “intelectuales” occidentales (y que no podrían trabajar de tales en los países que dicen admirar), se socava la posibilidad de un mundo íntegramente democrático e íntegramente libre.

Personalmente no tengo ninguna duda de que el mundo está hoy muchísimo mejor que hace veinte o treinta años, pero tampoco tengo ninguna duda que sólo es posible un mundo en paz en un mundo libre.

Y creo que todavía seguimos aceptando y minimizando -y a veces hasta apoyando- la falta de libertad.

No creo que sea el  deseo de Mandela…

Anuncios

Una respuesta to “Algunas reflexiones a 20 años de la liberación de Mandela.”

  1. Adrian Says:

    Hola Ramiro. Esta buena la nota aunque disiento al final.
    Mas alla de posturas ideologicas distintas que debemos tener (me baso en tu simpatía por EEUU) siempre habrá (y ojalá que siga así) un tope en atrocidades y paradojicamente (o precisamente) a raiz de que EEUU dicta el discurso de lo derecho y de lo humano, y este tope absoluto es el hecho que coronó la II Guerra Mundial: las dos bombas atomicas que usó EEUU.

    Claro que hay cientos de hechos aberrantes en la historia: pelotones que entran en una aldea y matan a cada hombre, o a cada hombre mujer y niño o a cada hombre, mujer, niño, anciano… pero pensemos, detengamonos a pensar por un momento… que alguien decida aniquilar a cada hombre, mujer, niño, anciano, perro, gato, rata, cucaracha, microbio, pajarito de una ciudad, asi de un plumazo, cada vez que lo pienso me da un escalofrio que tarda en aquietarse.

    A pesar de ello a los dias usaron otra bomba con el exacto impacto psicologico de hacer entender al enemigo que si no se rendian iban a aniquilar a todas y cada una de las ciudades… lo cierto es que tenian solo 3 bombas, una la usaron de prueba y dos para sendos genocidios, a algun cerebrito se le ocurrio que mejor era lanzarlas seguidas para causar esa falsa impresion. Si EEUU esgrime sus razones para usar la primera (acortar la guerra etc) carece de ninguna excusa para la segunda. Es como los que te pegan patadas cuando ya estas en el piso.

    Mas alla de esto, si, debemos seguir pensando juntos en algo superador a este capitalismo salvaje que quedó despues de tanta barbarie, de tanto fascismo de derecha y de izquierda, de tanto Progreso fogoneado de Avaricia e Individualismo histerico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: