Los derechos de las personas por nacer y un pincelazo sobre el aborto.

Claudio nos dejó un comentario con una interesante inquietud sobre las personas por nacer y su situación jurídica, que puede resultar un tanto extraña, pero que puede explicarse más o menos así: según nuestra ley, en el artículo 70 del Código Civil que menciona Claudio, una persona existe desde el momento de la concepción (no hay una teoría única sobre cuando se produce: para algunos desde la fecundación -unión del espermatozoide con el óvulo-, para otros desde la anidación -fijación del óvulo fecundado en las paredes del útero-, para otros desde la formación del sistema nervioso central, etc.), por lo cual se le concede algunos derechos.

Sin embargo, el artículo 74, también citado en el comentario, dice que si la persona muere antes de estar completamente separada de la madre, se considerará que nunca existió, lo cual parece medio raro, pero es una solución legal que se establece por cuestiones prácticas.

Básicamente, los derechos de una persona por nacer son pocos y se refieren a la posibilidad de recibir una herencia, una donación o un legado (algo que se les deja por testamento), e incluso se podría pedir alimentos, todo esto a través de su representante legal, por supuesto.

Por ejemplo, si muere un hombre que tiene un hijo y su mujer está embarazada de otro hijo, la herencia se va a repartir contando a los dos, pero si el que está en  “la panza” nace muerto, sólo se va a considerar al hijo vivo y el otro queda como si nunca hubiera existido.

Vale acá una aclaración: la protección del derecho a la vida desde la concepción no es exclusiva de nuestro país, sino que está, por ejemplo, en el famoso Pacto de San José de Costa Rica, que Argentina incorporó a la Constitución.

Este último párrafo explica por qué en nuestro país es delito el aborto, tema que también toca Claudio en su comentario y que es muy extenso, pero me permito citar los dos casos en los que nuestro Código Penal no lo considera delito.

Primero, cuando el aborto se hizo para evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y ese peligro no pudo ser evitado por otros medios (aquí la ley elige la vida de la madre antes que la del niño a través del llamado “aborto terapéutico”).

El segundo caso es bastante espinoso por el dudoso texto del código, que dice que no hay delito cuando “…el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente” (lo que puse entre comillas es textual).

Dije que es espinoso porque la letrita “o” después de la palabra “violación” es interpretada por algunos como que no es delito el embarazo de una mujer violada en cualquier caso (el llamado “aborto sentimental”), mientras que otros piensan que solamente no es delito cuando la mujer violada es idiota o demente (éstos dos son términos médicos técnicos). La discusión sigue abierta y fervorosa hasta el día de hoy.

Aclaración importantísima: en los dos casos, para que no sea delito, tiene que haber sido un aborto practicado por un médico diplomado y con el consentimiento de la mujer.

El tema del aborto es enorme, polémico y sobre el cual es muy difícil discutir racionalmente. Personalmente confieso no tener una posición personal definitiva, pero igualmente me pareció interesante aprovechar y mencionar un par de puntos interesantes, esperando haberles contado algo nuevo.

Gracias Claudio por el comentario.

Hasta la próxima…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: